Entradas

Nadia Koval / Igor Stravinski en Argentina

Imagen
El año 2013 se conmemoró el centenario de La consagración de la primavera, el famoso ballet de Igor Stravinski. En Argentina, donde el compositor ruso se convirtió en un artista de culto en los años 30, le han rendido un homenaje en el Centro de Experimentación Teatro Colón (CETC).
Cuando Stravinski llegó a Buenos Aires por primera vez en 1936, su recibimiento causó sensación. A vísperas de la visita, los periódicos locales informaron con detalle sobre la gira que realizaría el compositor por América Latina, con análisis sobre la trascendencia del acontecimiento y la publicación de las crónicas de sus corresponsales en Río de Janeiro y Montevideo.
El querido visitante recibió innumerables telegramas de bienvenida de parte de las personalidades más representativas del entorno cultural, y el entonces director del Teatro Colón, Athos Palma, acudió en persona al encuentro de Stravinski en la capital uruguaya. Stravinski fue entrevistado por el periódico La Nacion el 24 de abril en el pue…

Alicia Gallegos / En realidad, Janis Joplin ha sido nuestra suegra

Imagen
Cry Babyes una canción grabada originalmente por Garnet Mimms y The Enchanters, en 1963 y luego popularizada  por Janis Joplin, quien la versionó en su disco póstumo, Pearl, editado en 1970.


Es curioso que habiendo escuchado esta canción muchísimas veces a lo largo de los años y en distintas circunstancias, nunca había notado que la letra tiene un tinte tanguero.

Más allá de esa similitud que puede ser discutida, si leyéramos el texto separado, aislado de ciertos condimentos tales como la voz de Janis, la música , nuestro conocimiento acerca de la  historia de Janis y sus desafortunados amores ; si pudiéramos olvidar, por un momento, que el tema es el amor romántico no correspondido… Podríamos decir que es la carta de una madre a un hijo .

Podríamos leer el texto cual si fuese una carta de amor materno, incondicional. La madre le abre la puerta al hijo que ha sido abandonado por su amante, una mujer que decía amarlo y sin embargo lo dejó:

Llorá, baby dulzura, bienvenido otra vez a casa.

Ent…

Carne con moscas / Pat Luciano

Imagen
Estábamos con los pibes deliberando cómo hacíamos para debutar.Todos me señalaban como el intermediario entre mi viejo y la puta encargada de iluminarnos la vida.

-Hablá con él, Ignacio, me decía López, el más insistente por necesidad y entusiasmo.

Sí, cómo si me fuera fácil. Recuerdo la primera vez que fui al negocio de papá. Tendría unos siete años, apenas entré mis ojos se quedaron clavados en las medias reses en los ganchos. El lugar tenía azulejos color blanco y colgado una foto de un tipo con pelo engominado y sonrisa amplia.  Papá  me llevó a la parte de atrás donde había una cortina de tiritas de plástico,mientras yo me pegaba con las manos tratando de sacarme de encima a esas zumbonas.Allí había otro hombre, con más carne para cortar y dale que dale con el cuchillo. Tuve que salir corriendo a la calle para vomitar. A partir de allí mi padre me llamó “flojo”.

Hacía un calor de cagarse y bajo el sauce del parque nos refugiábamos  López, el Tano, Juan y yo. Ellos preguntaban si …

Emma Monsalvo / Las payanas

Imagen
Durante los veranos en el campo, el juego preferido era las payanas. Por las mañanas andábamos un rato a caballo o íbamos en el sulky con papá al almacén. Él hacía las compras, retiraba la correspondencia y luego tomaba un vermut con algunos de los parroquianos en el despacho de bebidas. A nosotras nos compraba un paquete de caramelos redondos y oscuros que devorábamos antes del  regreso  a “las casas”. ¡Cómo me gustaba sentir el aire tibio en la cara, el leve bamboleo del carruaje, el olor a cuero de los arneses! Pero lo más excitante sucedía a la hora de la siesta. Sentadas en el umbral de la cocina o sobre el piso embaldosado de la galería, Irma, Rosina y yo jugábamos interminables partidas de payanas. Una, dos, tres horas. Los demás dormían. Mamá se levantaba y nos llamaba para tomar la leche. Nosotras demorábamos en acudir. Cuando lo hacíamos, una gruesa capa de nata sobrenadaba en las tazas. ¡Qué asco! Yo la colaba y la bebía de un tirón. Estaba fría. No importaba: era el r…

Ana Romano / Hebras al hastío

Imagen
Envoltura



En el gran cascarón
los erizos laceran

Envuelta Noelia en su displicencia
acordona formas desparramadas
que fluctúan en el imaginario.



****





Pasar la noche

Los duendes pernoctan atornillados en el adulterio gesticulan arrebatos
Escamada la muerte acampa.

****

Clara


Desafía la memoria descorriendo hebras al hastío
De los cuartos en la oquedad Clara oscila aventurándose al calendario.


****



Esquivo

Esquivo el cuello del sol  que, alarmándome se dispone a reinar.



Ana Romanonació el 1 de febrero de 1944 en la capital de la provincia de Córdoba, la Argentina y reside desde la infancia en la ciudad de Buenos Aires. Además de obtener varios premios y menciones e integrar antologías, desde hace seis años se difunde su quehacer tanto en revistas de soporte papel como electrónicas y en numerosos blogs. Poemas suyos han sido traducidos al portugués, italiano, francés, húngaro y catalán. Es profesora de Francés. Tradujo a dicho idioma el volumen “Breve Anthologie” de Luis Raúl Calvo (Ediciones L’Harmattan, París,…

Soledad Rithner / El platito de leche

Imagen
El platito de leche
Serie de dibujos y pinturas, en desarrollo entre los años 2017 y 2018.




No me importa
(si no soy tuya)

en el piso 
el plato me serviste

y yo sé
(yo sé qué hacer)




Soledad Rithner nació en la ciudad de General Roca, Río Negro, Patagonia, en 1976.
Cursó la carrera de Bellas Artes en la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano, en el barrio de Barracas.
Asistió a diversos talleres y seminarios. Realizó clínica de obra con el maestro José Marchi. 
Ha sido parte de numerosas muestras colectivas en espacios de arte.
Realizó libros de artista colaborando en comedores comunitarios y municipios. Con el material  allí reunido, participó en la realización de un libro único y resultado del trabajo de la comunidad: un registro de la creativa experiencia y fuente de inspiración para otros.

Ha incursionado en la fotografía, la literatura y en la intervención de objetos, dejando que una disciplina invada a la otra, en toda su obra.

El dibujo, la pintura y al arte textil son los ejes primordiales d…

Graciela Fiorillo / Hillman 40

Imagen
Tal vez era nada más que el Río Luján, y no muy lejos de la parte de los recreos, de las mesas y asientos de cemento que se encuentran en el límite de la ciudad. Hoy, no puedo saberlo. Y ya no tengo a quién preguntarle. Sí sé que una vez que llegábamos con el auto, un Hillman 40 que ya para la época era un auto antiguo, al sitio de pesca designado por mi viejo, debíamos bajar a pie por una especie de barranca hasta la orilla del río. Era la felicidad.
Mi papá llevaba las dos cañas de pescar y yo, con la lata de lombrices, trataba de seguir sus pasos, quiero decir: pisaba donde había pisado él. Era mi forma de sentirme segura en ese camino en bajada hacia el agua. Alguna que otra indicación me daba mi viejo para lograr un descenso sin accidentes.
No puedo falsear el río. No era un cielo azul que pasaba, ni tampoco transparente. Tenía el color del barro, un poco más claro. Eso lo hacía misterioso para mí. Me preguntaba a mí misma sobre lo que habría más allá de la superficie. Lo que extra…